Julio: Integridad de la justicia

Recemos para que todos aquellos que administran la justicia obren con integridad, y para que la injusticia que atraviesa el mundo no tenga la última palabra.

Papa Francisco – Julio 2019

De los jueces dependen decisiones que influyen en los derechos y en los bienes de las personas.
Su independencia les tiene que mantener alejados del favoritismo, de las presiones las cuales pueden contaminar las decisiones que ellos tienen que tomar.
Los jueces han de seguir el ejemplo de Jesús, que no negocia nunca la verdad.
Recemos para que todos aquellos que administran la justicia obren con integridad, y para que la injusticia que atraviesa el mundo no tenga la última palabra.

Credits

Pope’s Worldwide Prayer Network

Campaign title:

The Pope Video – July 2019: Integrity of Justice.

Idea and project coordination:

La Machi

Creative agency:

La Machi

Pope Francis shooting:

Centro Televisivo Vaticano

Production house:

Adhoc

Sound mixing & music:

Índigo Music Design

NOTA DE PRENSA

El Papa Francisco pide rezar por los administradores de la justicia, para que obren con integridad y respeten la dignidad de la persona

En ‘El Video del Papa’ de julio, el Santo Padre encomienda a las personas que administran justicia en el mundo, para que la injusticia no tenga la última palabra.

(Ciudad del Vaticano, 4 de julio de 2019) – En El Video del Papa del mes de julio, Francisco pide a todos los católicos que recen por los magistrados, tribunales, jueces y abogados que imparten justicia por el mundo entero, para que su labor esté siempre guiada por una recta intención y un criterio íntegro.

El Papa pone especial énfasis en recordar que la justicia siempre tiene que estar al servicio de las personas, respetando su dignidad en todo momento. Ruega, además, para que sigan el ejemplo de Jesús, “que no negocia nunca con la verdad”.

El fenómeno maligno de la corrupción de la justicia afecta la coexistencia pacífica y próspera entre las personas y entre las naciones. El Papa está preocupado por cómo esto provoca heridas en el tejido social. Según la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (Nueva York, 2004), la integridad de la justicia es una de las víctimas más resonantes del flagelo de la corrupción. Además, ésta impacta con fuerza en los más pobres, ya que alimenta la desigualdad.

Cuando el contexto social está atravesado por la pobreza, el hambre y el sufrimiento, los profesionales de la justicia emergen como actores indispensables para que estas condiciones no den lugar a lo que Francisco denominó “un caldo de cultivo de la ilegalidad”. Únicamente el valor irrenunciable de la justicia puede garantizar el correcto funcionamiento de la vida pública.

Para el Santo Padre, la justicia no puede ser meramente un “traje ocasional”, un disfraz que solamente se utiliza para ir a fiestas. Es por ello que en este mes de julio pide especialmente que recemos para que los responsables de la función judicial sean capaces de obrar con integridad, sin intereses mezquinos ni intenciones ocultas, en un marco de transparencia y de imparcialidad. En sus propias palabras: “De los jueces dependen decisiones que influyen en los derechos y en los bienes de las personas”. Esto conlleva una responsabilidad muy grande, sobre todo para mantener una posición alejada del “favoritismo y de las presiones que pueden contaminar sus decisiones”.

El Padre Frédéric Fornos, SJ, Director internacional de la Red Mundial de Oración del Papa (incluye el Movimiento Eucarístico Juvenil) recuerda las palabras del Papa en la Pan-American Judges’Summit (3-4 junio 2019) sobre la batalla asimétrica y erosiva a la cual se confrontan muchas veces los jueces y juezas: “la defensa o priorización de los Derechos sociales sobre otros tipos de intereses, los llevará a ustedes a enfrentarse no sólo con un sistema injusto sino también con un poderoso sistema comunicacional del poder, que distorsionará frecuentemente el alcance de sus decisiones, pondrá en duda su honestidad y también su probidad, incluso pueden hacerle juicio”. “Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos” (Mt 5,10).

Subraya que el Santo Padre tiene en cuenta especialmente a quienes han padecido con dureza los tiempos y las formas de la justicia. Acerca de las luchas dificultosas que a veces los administradores deben librar para juzgar y discernir rectamente, Francisco pide procurar mantener siempre una mirada de bondad. Y así nos recuerda que “la misericordia es superior al juicio” (Carta de Santiago 2, 13).

La intención de oración especial del Papa está dirigida a quienes tienen en sus manos la suerte de tantas personas, “porque cuando la justicia llega tarde o no llega, genera mucho dolor y sufrimiento”. Es su deseo y esperanza que la injusticia nunca tenga la última palabra.

adminJulio: Integridad de la justicia